Página 2 de 4

Raylí

Raily-2

Raylí tiene varias cortadas en la frente y un golpe contundente en el pómulo. Un regalito de los colectivos – grupos chavistas violentos – que la atacaron en la avenida Lecuna el pasado 22 de mayo.

Raylí es periodista. Coordinadora de redacción del diario El Nuevo País, para más señas. En este torbellino de protestas que se dan todos los días, escogió cubrir la manifestación de liceístas de los colegios Santa Cecilia y Santa Rosalía en pleno centro de Caracas.

Los colectivos fueron la primera fuerza de choque contra los jóvenes… y la primera también contra la prensa. Entre veinte y treinta personas armadas con cabillas y tubos en contra de todo lo que oliera a disidencia y a difusión.

“Ellos nos decían que no podíamos estar allí… que nosotros inventamos siempre, que nosotros somos amarillistas, que le agregamos a la noticia.  Una de las mujeres del colectivo me haló el cabello por atrás. Yo me volteo, le digo que se quede tranquila, que nos dejen ir… y ahí es cuando me mete una patada por la espalda. Me mete un puño en la ceja. Suponemos que tenía algún anillo puesto, porque logró rasguñarme también la frente.”

Raylí,  ensangrentada, les pide que paren… les pregunta si esa es la paz de la que tanto hablan los chavistas. Pero, como amable respuesta, llegan dos líderes del grupo, vestidos de negro y encapuchados para dirigir una nueva arremetida:  la toman por el cabello y la arrastran por la avenida Lecuna. Arrastran también a su chofer y amenazan con llevarlos “ante el Comandante”.

“No puede ser, esto es un secuestro” – piensa Raylí inmediatamente.

Luego de varias vueltas en total pánico… al final, estos mal llamados “colectivos de paz” dejan ir a Raylí y a su compañero  en una de las calles adyacentes al Palacio de Justicia. Pero antes, con aires de perdonavidas, le sueltan esta frase:  “Agradezcan que nosotros los rescatamos porque si hubiesen sido los otros, los podían desaparecer…”.

Raylí Luján forma parte de los casi 200 trabajadores de la prensa agredidos en el marco de las protestas contra Nicolás Maduro registradas desde el 31 de marzo 2017.

Photo/Entrevista: Andreina Flores.
Caracas, 24 de Mayo 2017

Asesinado sobrino del gobernador de Amazonas

El gobernador del estado Amazonas, Liborio Guarulla, confirmó la muerte de su sobrino Eric Guarulla, de 38 años, este jueves 18 de mayo a las 9 de la mañana en el barrio Casiquiare del municipio Atures de Amazonas.
Guarulla relata los hechos así: “Dos hombres en una moto interceptaron su vehículo, donde iba con su madre. Aquí ahorita están asesinando a diestra y siniestra”.

Eric Guarulla Payua, asesinado a disparos por presuntos sicarios, era Jefe de Archivos de la Gobernación de Amazonas, bajo la dirección de su tío y pertenecía a la misma raza indígena.

El gobernador considera que este asesinato pudo haber sido un acto de venganza en su contra, luego de que la semana pasada, él mismo lanzara públicamente la  maldición Dabucurí contra los chavistas que dictaron su inhabilitación política por 15 años.

Con información de El Estímulo.com y MInisterio Público Venezolano.

 

La paz verde

GNB Tachira

El Táchira está ardiendo.
Los últimos dos nombres de esta macabra lista de 45 venezolanos muertos en el marco de las protestas contra Maduro se han registrado en esa zona. El primero, José Francisco Guerrero, de escasos 15 años de edad, muerto de un disparo en la espalda, presuntamente disparado por la Guardia Nacional.
Su hermana, Marialis, cuenta que José Francisco ni siquiera estaba protestando, simplemente pasaba por el lugar equivocado. Su mamá lo había mandado a comprar Harina Pan y nunca regresó. Sólo recibieron una llamada con la terrible noticia de que el muchacho había recibido una bala por la espalda que le había atravesado todo el tórax y había salido por el abdomen. Una imagen atroz en la mente de cualquier familia.

El segundo fue Manuel Castellanos, de 38 años, en la población de Tucapé. Recibió un tiro en el cuello en medio de un enfrentamiento entre civiles y la GNB. Un disparo que, según cuentan testigos, es de FAL. La fiscalía ya anunció la imputación de tres guardias nacionales por este asesinato. Y sí, podrán condenarlos a 30 años, si quieren, pero nadie le devolverá la vida a Manuel ni la tranquilidad a su familia.

Mientras tanto, en La Grita, desde la tarde de este miércoles se registraron fuertes enfrentamientos entre la GNB y manifestantes a fuerza de piedras. La batalla pasó a un nivel superior cuando los encapuchados quemaron el vehículo de uno de los oficiales y lo lanzaron contra el cuartel de morteros, que se prendió en fuego enseguida.

Paradójicamente, mientras la GNB disparaba contra manifestantes en otras poblaciones, en San Cristóbal se contaron casi 30 comercios saqueados sin que la fuerza del orden interviniera. Ni un dedo han movido.

En fin… una Troya en llamas.
Y es ahí donde viene la paz verde de Padrino.
Sí, el ministro de la Defensa, lejos de calmar los ánimos y llamar a la cordura de su Comandante en Jefe, ordena enviar 2000 militares y 600 tropas más al estado Táchira.
Al fuego, más fuego.
Más dureza, más enfrentamientos, más bombas, más balas.

Por cierto, es importante aclarar que no se trata de una “militarización de la frontera” como se ha interpretado en Colombia. Empezando por el presidente Santos, quien muy torpemente ha respondido que “si es para fortalecer la seguridad, bienvenido sea”. Pobre Santos, el viaje a Estados Unidos para ver a Trump le ha nublado un poco el entendimiento.
No. No es una militarización de frontera. Es una INTENSIFICACIÓN de la militarización de TODO EL TÁCHIRA para tratar de frenar las intensas manifestaciones y saqueos que tienen al estado incendiado.

No se busca salvaguardar la frontera – ojalá fuera eso – sino reprimir y aplastar a todo lo que huela a anti-Maduro.
Y miren que en el Táchira… todo huele a eso.
Fuerza a los gochos, carajo.

Andreina Flores

Detenido Antonio Ledezma, alcalde de Caracas

Ledezma

Funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) arrestaron esta tarde al Alcalde Mayor de Caracas, Antonio Ledezma, luego de un allanamiento a su oficina en la Torre Exa del sector El Rosal.

Durante el procedimiento, un grupo de personas intentaron impedir la detención del alcalde, atacando a un funcionario del SEBIN. Otro oficial hizo unos ocho disparos al aire para dispersar a la gente.
Así lo confirmó el Concejal del municipio Chacao, Alfredo Jimenos, quien presenció la escena e incluso contó uno a uno los casquillos de las 8 balas disparadas en el lugar.

El alcalde del municipio El Hatillo, David Smolansky, afirma que Ledezma habría sido trasladado a la sede del SEBIN de Plaza Venezuela. Personalidades de la oposición venezolana, como María Corina Machado, están apostadas a las puertas del organismo intentando obtener más información.

Maria Corina Ledezma

A esta hora, 6 pm, se desconocen las causas de su detención.

@andreina

Caracas, 19 febrero 2015

Entrevista a Raúl Emilio Baduel y El Gato de Aragua desde la cárcel de Tocuyito

Raúl Emilio Baduel Carcel Tocuyito

Una comunicación a escondidas nos conecta con Raúl Emilio Baduel y Alexander Tirado –  alias “El Gato de Aragua” –  ambos considerados presos políticos en Venezuela. De hecho, responden a esta entrevista desde su celda en la cárcel de Tocuyito, estado Carabobo.

Baduel y “El Gato” fueron arrestados por protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro el día 21 de Marzo de 2014. Han denunciado torturas, golpizas, hambre, costillas rotas y un juicio político amañado.

Con este duro expediente, arrancamos con lo que creo debe ser la pregunta más humana:  ¿Cómo se encuentran ustedes físicamente? ¿Cuál es su estado de salud?
Bienvenidos, Raúl Emilio, Alexander…

       Raúl Emilio Baduel: Física y anímicamente nos encontramos mucho mejor de lo que estábamos en aquel infierno llamado Uribana, ya recuperados, bastante recuperados de las lesiones producto del infierno de Uribana. Aquí en la cárcel de Tocuyito., nos encontramos mucho mejor, estamos bajo resguardo y han cesado los maltratos. Y bueno, tenemos la felicidad y el gozo en el corazón de haber hecho lo correcto y estar  haciendo lo correcto. Por eso mantenemos a Dios vivo dentro de nuestra alma y sentimos un infinito orgullo  de ser parte de la historia de los venezolanos de la dignidad.

Andreina:  Justamente yo quería preguntarles sobre esa temporada en la cárcel de Uribana, las noticias que nos daban sus abogados eran terribles: tortura, maltrato físico y psicológico. Pero queríamos escucharlo de ustedes mismos: ¿cómo fue el trato que les dieron en la prisión de Uribana?

        Raúl Emilio Baduel: Desde la misma llegada, desde nuestra llegada al centro penitenciario David Viloria, conocido como Uribana, fueron tiempos difíciles. Primero que todo, la cosa empezó porque fuimos llevados secuestrados de dónde nos encontrábamos en el Centro de Atención al Detenido Alayón, conocido como cárcel de Alayón en Maracay, estado Aragua. Nos sacaron de allí como a las cinco y media de la mañana, engañados, diciendo que íbamos a hablar con un fiscal y desde allí comenzó el tortuoso periodo donde en reiteradas ocasiones vivimos maltratos, tanto físico como psicológico y morales.

        A la llegada del centro de Uribana, fuimos sometidos a un área de reclusión conocida como “aislamiento” donde duramos 22 días. En ese sitio nos servían comida caliente en las manos y nos obligaban a que la echáramos al piso porque no existía otro lugar dónde comer. Era una celda de 2  x 2 metros, donde se anegaban las aguas servidas de las letrinas. Y en reiteradas ocasiones vivimos maltratos por nuestra posición política.

En la noche, continuamente echaban gases lacrimógenos y nos hacían maltratos psicológicos poniendo música a todo volumen con una determinada posición política hacia el oficialismo.

Luego, fuimos llevado a un módulo de máxima seguridad: el Módulo Cuatro. Allí llegamos a vivir hasta con 18 personas en una celda de ocho metros cuadrados, sin ningún tipo de desplace. En ese periodo también hubo momentos y ocasiones de maltrato por parte del propio director del penal, en presencia del propio director del penal.

En ese módulo vivimos como unos siete meses, con una comida bastante precaria. Pienso que la mayor tortura que existía era que vivíamos todo el día y toda la noche con hambre.

Durante una requisa, el señor Julio César Pérez, como director del penal, sometió a la población a hechos de tortura al acostarnos – a las doce del mediodía –  boca abajo sobre el asfalto caliente, quemándose nuestras partes íntimas.
Durante esa requisa, uno de los individuos, al reconocerme, me pateó el lado izquierdo y me produjo una lesión en las costillas. Luego, en el propio tribunal de juicio, yo se la mostré a la juez y al público en la audiencia.

Andreina: ¿Y qué responde Alexander Tirado, “El Gato de Aragua”…?

      Alexander Tirado: En la cárcel de Uribana no fue simplemente el hecho de haber sido golpeado por un bate al cual llamaban  “El Comenalgas”, algo que es totalmente cierto. Tenían otros bates que le decían “Derechos Humanos” y te decían:  “Bueno,  estos son los derechos humanos de aquí”. Aparte de todo lo que fueron los golpes, en una ocasión fuimos amenazados con armas de fuego montadas en la cabeza. También aguantamos  gas lacrimógeno en medio de la madrugada.

     A veces, se acercaba un custodio a darme algo  de comida y me decían: “Bueno échale un poquito más de comida para que la comida lo acompañe, porque ahí se va a podrir el maldito escuálido ese…”

Foto Raul y Gato Uribana                 Alexander Tirado (al frente ) y Raúl Emilio Baduel en la cárcel de Uribana 

Andreina: Justamente tú haces referencias a esa especie de bate de béisbol, con EL que ustedes fueron torturados, que lleva por nombre el “Comenalgas”, nada menos, ¿Qué es el “Comenalgas” exactamente? y ¿Cómo fue utilizado con ustedes?

       Raúl Emilio: Ese instrumento de tortura es parecido a la  herramienta con la que juegan cricket.  Es una tabla sólida, maciza, cuadrada, con una empuñadura más delgada. A manera de burla, le anotaban con marcador “El Comenalgas”.  Al golpear, causaba escaras en la piel.  Como dirían aquí en Venezuela: uno suelta de una vez el cuero.

Andreína: Si ustedes estaban protestando pacíficamente como se ve en los videos que circulan por las redes sociales, entonces ¿por qué se les detiene? ¿Cuáles son las razones de su arresto? Muchos dicen que ustedes estaban moviendo mucha gente en el estado Aragua contra Nicolás Maduro. Y por supuesto, está la tesis de que Raúl Emilio Baduel ha sido arrestado por ser hijo de quién es hijo, de Raúl Isaías Baduel, a quien se le considera un traidor  a Hugo Chávez. ¿Cuáles son las razones para haberlos detenido?

       Raúl Emilio Baduel: La razón principal de nuestra detención es el miedo, Andreina, el miedo de un desgobierno forajido que ha creado un aparato antidemocrático que le teme a la verdad y a las ideas. Llegamos a movilizar durante los carnavales del 2014 a más de cinco mil personas en el estado Aragua, convencidas de que esto merece un cambio. Eso fue lo que conllevó a la detención del Gato y de mi persona: el miedo.

Andreína: Insisto en mi pregunta, ¿Te detuvieron también por ser hijo de Raúl Isaías Baduel?

      Raúl Emilio Baduel: Sí influyó que yo sea hijo del General en Jefe Raúl Isaías Baduel. Pienso que ellos intentan amedrentar a mi padre mediante mi sufrimiento y mediante mi encarcelación. El comisario Carlos Díaz, en Maracay, me llamó por mi nombre y me dijo: “Vente, que ahora te toca a ti”.

     Andreína: ¿Tú has estado en contacto con tu padre, Raúl Isaías Baduel, desde la prisión?, ¿Qué opina él de tu situación?

     Raúl Emilio Baduel: El único contacto que he mantenido con mi padre durante todos estos diez meses de prisión ha sido mediante misivas que nos hemos enviado con familiares directos, con mis hermanos. Mis hermanas me cuentan que, por supuesto, tiene bastante preocupación pero la posición que él siempre me ha manifestado es la de orgullo por mantener mis convicciones más allá de toda la encarcelación y todo el sufrimiento que nos ha puesto a vivir el pseudo-estado forajido al Gato y a mí.

Andreína: Hemos escuchado muchas opiniones que culpan a Raúl Isaías Baduel de haber devuelto a Hugo Chávez al poder en abril de 2002. Y esa misma gente, con ese mismo resentimiento por dentro, considera que es justo que estén presos tanto él como tú. ¿Qué respondes a esa posición?

     Raúl Emilio Baduel: Estas personas, Andreina, pecan a veces en repetir automáticamente una mentira manipulada por algunos pocos de los sectores más radicales de la polarización del país y a veces no comprenden de Raúl Isaías Baduel no salvó a la persona de Hugo Chávez, sino que rescató el hilo constitucional que se rompió en abril del 2002.

     Y eso mismo lo defendió de igual manera en diciembre de 2007 cuando se le opuso a Chávez a la reforma, a su proyecto de reforma constitucional y su posición colaboró a que Hugo Chávez perdiera dicha reforma.

     A veces me decepciona que personas que se hacen llamar demócratas pretendan que un solo ciudadano decida lo que nos corresponde a todos como venezolanos. Raúl Isaías Baduel lleva seis años injustamente cautivo por hacer lo correcto. Y su hijo, diez meses por lo mismo: hacer lo correcto, por defender la democracia, la constitución y las leyes.

Celda de Raúl Emilio Baduel Tocuyito

                 Celda de Raúl Emilio Baduel y El Gato de Aragua en la cárcel de Tocuyito

Andreína: Volviendo al juicio, hemos sido testigos de que la audiencia conclusiva ha sido diferida cuatro veces. ¿Cuál es la razón que la juez Iris Araujo ha dado para eso?

      Alexander Tirado: Lo que argumenta la juez es que en ocasiones le duele la columna, que no hay despacho, que tiene algún problema de salud. En una ocasión dijo que necesitaba ir al banco y nos mantiene privados de libertad.

¿Cuál es la verdadera razón por la cual ellos nos mantienen privados de libertad? Simplemente es porque somos rehenes del Estado, nosotros somos hoy rehenes de una dictadura, esa es la verdad, ese es el motivo. El motivo es que esta gente tiene miedo y en algún momento van a tener que darnos la libertad  y esa libertad corresponderá con una gran libertad de Venezuela.

Andreína: Y ya para finalizar, quería que hiciéramos una especie de ejercicio de imaginación. Si ustedes pudieran hablar  con Nicolás Maduro, así como estamos hablando ustedes y yo… ¿Qué le dirían?

      Raúl Emilio Baduel: Lo primero que le diría a Maduro es lo mismo que le dijo mi padre a Hugo Chávez cuando éste mandó a una persona a ofrecerle el indulto, el cual mi padre rechazó y se negó rotundamente. Yo le diría a Maduro que es un cobarde, no solo por lo que nos ha hecho a nosotros sino porque lo que le ha hecho a todas las personas y a todas las familias víctimas de la represión. Por lo que le ha hecho a todos los presos y perseguidos políticos en Venezuela.

Andreina Flores

Caracas, Venezuela.
2 de febrero de 2015

 

 

 

 

Hermana de Odreman: “El tenía comunicación directa con Nicolás Maduro”

Hermana Jose Odreman sin filtro

María Marquina es la hermana mayor de José Odreman, líder del colectivo “5 de Marzo” muerto a disparos este martes en un enfrentamiento con el CICPC, la policía científica venezolana.
La encontramos sentada en uno de los muritos de la plazoleta de la Morgue de Bello Monte, en Caracas, esperando recibir el cuerpo de su hermano. Nos acercamos sigilosos, sin saber si tenía la disposición de hablar con la prensa, en medio de este caso tan oscuro. Pero, para nuestra sorpresa, la señora no solamente estaba dispuesta sino ANSIOSA por decir sus verdades al micrófono:
Y arranca así:

“Estamos muy impresionados. Recibimos la información de que nuestro hermano, José Odreman, fue acribillado horriblemente apenas 1 hora y 10 minutos después de haber dado una declaración a los medios de comunicación.
Cuando llegamos al hospital Vargas, mi hermano había sido despojado de todas sus pertenencias. No tenía documentos y estaba desnudo. No sabemos cuál fue el motivo para que el CICPC lo acribillara. Nosotros queremos desmentir al CICPC. ¿Cómo es que el director del CICPC dice que mi hermano era un criminal? ¿Cómo puede decir eso de “la banda de Odreman”? Mi hermano era el segundo a bordo de los colectivos de Cotiza.

No sé por qué tuvieron que acribillarlo tan feo. Yo le conté 20 tiros con armas largas. No sé por qué los medios dicen que mi hermano está involucrado con la muerte del diputado Robert Serra. Eso es mentira. El diputado buscaba a mi hermano cuando iba a hacer sus actividades comunitarias, buscaba a los colectivos para que le brindaran apoyo.
Mi hermano fue escolta del presidente Hugo Rafael Chávez Frías. Ahora, mi pregunta es: ¿Cómo es que el mismo gobierno lo acribilla tan feamente?”

¿Cuál era exactamente la relación de José Odreman con el alto gobierno? Lo hemos visto en fotos con el presidente, la primera Dama y el mismo Robert Serra…

El presidente Nicolás Maduro los llamaba a ellos, a los colectivos, cuando los necesitaba. Le brindó mucho apoyo a Cilia Flores y a nuestro presidente. No entiendo para qué los convirtieron en colectivos, para luego mandarlos a masacrar con el mismo gobierno, con el CICPC. No me parece. Es una injusticia.

¿Qué tipo de apoyo les prestaba su hermano?

Cuando hacían campañas electorales, llamaban al colectivo. Cuando iban a las comunidades a hacer labores sociales, llamaban al colectivo…

¿Odreman tenía comunicación directa con Nicolás Maduro?

Sí tenía, sí tenía. Yo recuerdo que en una oportunidad mi hermano me pidió que lo acompañara a una reunión con él. Yo no podía porque soy abogada y tenía la continuación de un juicio. Le dije “en otra oportunidad” y fíjate, no hubo otra oportunidad porque mi hermano murió.

¿José Odreman manejaba armas? ¿Coordinaba armas en el colectivo?

Sí, mi hermano tenía porte de arma. Pero fíjate que ayer, cuando habló con la prensa, él no cargaba armamento. No sé si ya lo tenía emboscado el CICPC, de allí no supimos más nada hasta que pasaron los hechos.
Mi pregunta es por qué el mismo CICPC eliminó la evidencia. ¿Por qué no se encontraron cartuchos en la escena, si hubo tantos tiros? Sólo mi hermano recibió 20. ¿Dónde está su ropa? ¿Dónde están sus pertenencias?

Hago un llamado a Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello: no todos los funcionarios son corruptos pero si quieren hacer una limpieza, vamos a hacerla desde nuestra casa. Y si yo, como hermana de Odreman, voy a perder la vida por estas declaraciones… de verdad que estoy dispuesta.

Andreina Flores
@andreina

Nitu Pérez Osuna: “Me quieren ver como una pordiosera”

nitu-perez-osuna

 

La periodista Nitu Pérez Osuna nos recibe en los estudios de RCR 750 AM con una confesión que le pesa en el cuerpo y que suelta con un suspiro: “Estoy cansada, lo que quiero es acostarme a dormir”.

No es para menos. Es la tercera vez en los últimos 14 meses que sus espacios periodísticos son anulados de un plumazo. En junio de 2013, la nueva directiva del canal Globovisión – por demás  sumisa a las directrices gobierneras –  decidió cerrar su programa “Yo Prometo”, poniendo fin a 18 años de servicio en esa pantalla.

En julio de este año, y tras otro cambio de dueños, Nitu Pérez Osuna renunció a su columna en el Diario El Universal y abandonó el proyecto web El Universal TV, donde era presentadora.

Y finalmente, la tercera llegó este viernes. La Comisión Nacional de Telecomunicaciones ordenó la suspensión permanente de su espacio “Aquí entre tú y yo”, que se transmitía de Lunes a Viernes a la 1 de la tarde, por la emisora RCR 750 AM.

Esta tercera no la vence… pero la agota. Como a cualquiera que se atreva a gritar verdades y sea aplastado por el dedo todopoderoso del chavismo.

Disidencia no hay, te dije ya.

Libertad de prensa tampoco. Ni de trabajo.

 

AF: Nitu, ¿cuáles fueron las razones para que CONATEL ordenara la suspensión de tu programa?

 NPO: Las razones son las mismas de siempre: sembrar definitivamente la hegemonía comunicacional,  acallar las voces independientes y críticas al gobierno, implantar el silencio dentro de la ciudadanía, encadenar cada vez más al país con una sola voz y un solo pensamiento.

Ellos dicen que en mi programa se incita al “desconocimiento del poder constituido” y yo, de verdad, no entiendo mucho cuando  me dicen esa frase.

Pero en realidad, lo que le temen es a una periodista. Una periodista a la que no dejan trabajar.

Trabajé durante 18 años en Globovisión y ahora no me pagan las prestaciones sociales. Estoy en un juicio en el cual se ha hecho parte también el gobierno venezolano. Soy una perseguida de lo que en Venezuela se conoce como “La Banda de Los Enanos”, que fue el grupo que compró ese canal de noticias.

En El Universal tampoco puedo escribir porque lo compraron afectos al gobierno. Y ahora en RCR me cierran el programa.

Así que me han conculcado el derecho al trabajo. La constitución de Venezuela lo consagra pero yo no lo puedo ejercer en mi país.

Esto es una violación a la libertad. A la libertad sin apellidos.

 

AF: ¿Qué frase o qué programa especial crees tú que pudiera haber irritado al gobierno venezolano? ¿Por qué es tan peligrosa Nitu Pérez Osuna?

 NPO: En el expediente que presenta CONATEL hay un compendio de programas a los que ellos hacen referencia pero tengo que leerlos con detenimiento. Es más, estoy mandando a copiar esos programas aquí en la radio porque a veces ellos pueden sacar de contexto las cosas.

Por ejemplo, me llamó mucho la atención que hagan referencia a una entrevista que yo hago a Alvaro Uribe Vélez, donde él dice que en su país hay el riesgo del castro-chavismo. No entiendo por qué eso crea zozobra aquí. El está hablando de su país. No entiendo.

También mencionan el programa del 12 de febrero, cuando hubo la marcha. Mi productora Janeth Moreno estaba en la tarima con Leopoldo López y fuimos el único medio que transmitió el momento en que él decía “Vamos a dispersarnos, ya esto se terminó. Nos dicen que vienen grupos colectivos, vamos a irnos para que no haya problemas”. Eso fue lo que transmitimos.

No sé qué les molesta.

Les molesta quizás que RCR sea una emisora popular, donde se le abre al pueblo los micrófonos. La gente popular te dice: “No me llegó el agua”, “No tengo gas”, “No consigo harina pa’ las arepas”.

Entonces yo creo que, como estamos en un régimen que no quiere escuchar el descontento social, entonces vamos a cerrar a Nitu Pérez Osuna que le abre los micrófonos al ciudadano.


AF: Nosotros hemos visto en el caso del cierre RCTV, la venta de Globovisión y la suspensión de otros espacios, cómo el periodista – más allá de la libertad de expresión – también entra en un limbo económico: ¿qué voy a hacer ahora para comer?  ¿Cuál es tu situación personal ante este cierre de espacios?

 NPO: Ya te lo dije al principio: a mí me conculcaron el derecho al trabajo. Ellos quieren verme como una pordiosera. No solamente me conculcan el derecho al trabajo sino que lo que trabajé no me lo pagan. Me lo roban. Porque me lo están robando.

Aunque no haya justicia, yo voy a llenar todos los requisitos. Yo contestaré esta denuncia e iré a instancias internacionales como ya lo hice ante la relatoría de la CIDH con el caso Globovisión. Pero la justicia llegará. En cualquier momento llegará.

Yo no sé si esto lo hace el régimen para doblegar a uno. Para bajar la cabeza, para decirle: “Sí, está bien. Tú eres muy poderoso y no puedo contigo”. Pero como yo voy a ser libre siempre, no me voy a doblegar. Yo no voy a poner rodilla en tierra.

A lo mejor dejo de comer pero mis principios y valores no tienen precio.

 

AF: Nitu, ¿cuál es tu mensaje para los pueblos extranjeros que nos leen? ¿Qué les dices sobre lo que está pasando con la libertad de prensa en Venezuela… y con las libertades en general?

 NPO: Que nos miren… y que se miren. Que no permitan que horrores como este lleguen a sus países, sobre todo los latinoamericanos.

Que nos miren, que nos acompañen, que se protejan y que aprendan de nosotros. Que no se dejen seducir por un “mesías que los va a salvar” porque eso no existe.

 

AF: ¿Te quedas en Venezuela?

NPO: ¡Claro! Eso no lo dudes. Aquí está toda mi familia, mis hijos, mis nietos.  Somos hijos de demócratas y hacemos honor a ese legado que nos dejaron nuestros padres. Yo voy a trabajar de la forma que sea, informando de la manera que sea.

Aquí queda Nitu pa’ rato.

 

 ANDREINA FLORES

@andreina

¿Justicia justa?

Bassil DaCosta, asesinado de bala el 12 de febrero de 2014
Bassil DaCosta, asesinado de bala el 12 de febrero de 2014

Una patada en el hígado.
Eso fue lo que recibimos hoy del sistema judicial venezolano.

Hoy los implicados en el asesinato del joven Bassil DaCosta están libres. Deben ir a juicio presentándose cada 8 días en tribunales, sí. Pero están libres. Dormirán en sus casas y abrazarán a sus familias, como no puede hacerlo Leopoldo López ni Simonovis, ni los 116 estudiantes que aún siguen presos.

Voy cronológicamente:

Bassil DaCosta fue el primer muchacho asesinado el 12 de febrero de 2014, día en que se iniciaron las protestas de calle en Venezuela. Luego de una exhaustiva revisión de distintos videos grabados en las cercanías de la Fiscalía General –  hecha por el equipo de investigación del Diario Últimas Noticias – a las autoridades nos les quedó otra opción que reconocer que funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) habían disparado contra los jóvenes en protesta. Y sí, que uno de ellos podía ser el presunto autor material de la muerte de Bassil.

Por ese caso fueron imputados 8 funcionarios: 6 del Servicio Bolivariano de Inteligencia, uno del ejército venezolano y otro más de la Policía Nacional Bolivariana.

Me detengo en los dos últimos:

Jonathan Rodríguez, de 40 años, aparece en los videos del 12F vestido de blanco, disparando una pistola 9 mm.  Al ser implicado en la muerte de Bassil,  se le decomisa un carnet del Ejército y una credencial del Ministerio de Interior y Justicia que lo identifica – oído al tambor –  como ASISTENTE DEL MINISTRO MIGUEL RODRÍGUEZ TORRES.

Por su parte, Andry Jaspe, de 25 años,  portaba una credencial de la Policía Nacional Bolivariana y otra más del Ministerio de Interior y Justicia, que lo identificaba – oído al tambor otra vez – como ESCOLTA DEL MINISTRO MIGUEL RODRÍGUEZ TORRES.

Hoy ambos están libres, junto con otros 5 funcionarios del SEBIN. Irán a juicio y tendrán que presentarse cada 8 días ante los tribunales (si es que no huyen del país como el asesino de Adriana Urquiola) pero están libres.

El ministro Rodríguez Torres dice que ese día, 12 de febrero de 2014, instancias superiores del SEBIN ordenaron a sus efectivos acuartelarse, no salir a repeler la marcha. La tesis, ratificada por el mismo Nicolás Maduro, sostiene que los efectivos que aparecen disparando en los videos desobedecieron esa orden y son responsables DE MANERA INDIVIDUAL de un desacato que terminó en muerte.

Según el ministro, su despacho simplemente tuvo una reunión ordinaria con la PNB y la GNB para coordinar labores de seguridad de la marcha. Pero entonces… ¿cómo se explica que 2 funcionarios estrechamente relacionados con el mismo Rodríguez Torres sí hayan salido a disparar contra los jóvenes en protesta?

El ministro se lava las manos y asegura que, en materia de Derechos Humanos, cada quien responde por su propio cuello.

Aquí sus declaraciones del 11 de Junio de 2014:

Mientras el ministro declaraba a la prensa, en el Palacio de Justicia el Ministerio Público pedía prisión para los imputados por el caso Bassil.

Todos consideramos que era lo mínimo de justicia que correspondía. Pero… la alegría nos duró poco. Hoy, el mismo ministerio amaneció con otra idea en la cabeza y pidió medida cautelar.  Libertad con restricciones, pues.

El juez 48 de control, Nelson Moncada, así se la dio.

Pero vayamos más atrás. Esta decisión de hoy es el reflejo del tratamiento que se le dio a otro de los implicados por la muerte de Bassil:  José Miguel Domínguez alias “Miguelito”, quien se encontraba prófugo de la justicia y decidió presentarse voluntariamente ante las autoridades el día 13 de mayo de 2014.

La fiscalía pidió libertad sin restricciones para Miguelito y el juez se la otorgó. Así de simple.
No sé si el hecho de que Miguelito sea asistente de Freddy Bernal –  ex alcalde de Caracas y diputado chavista furibundo –  tenga algo que ver.  Lo cierto es que ahora Miguelito ni siquiera se menciona en  la acusación. No participó en la audiencia preliminar. Salió totalmente limpio.

Por supuesto, con ese antecedente, la defensa de los otros siete imputados pidió “el mismo tratamiento” para sus clientes. Al menos esta vez, al juez le quedó una brizna de vergüenza en la piel y no les otorgó libertad plena. Los siete imputados restantes quedaron bajo régimen de presentación cada ocho días.

Aquí es donde los sesos no me dan más y comienzo a lanzar preguntas al universo:

El dirigente opositor Leopoldo López irá a juicio en prisión por un “análisis subliminal de su discurso violento”,  pero a un tipo grabado en video mientras dispara contra una protesta…  ¿lo dejan libre?

Sairam Rivas, dirigente estudiantil que organizó una protesta pacífica en una plaza, lleva 40 días presa. Y el escolta de un ministro implicado en un asesinato… ¿sale libre?

El opositor Diego Arria tiene orden de captura por un correo electrónico mal montado donde supuestamente planeaba el cacareado magnicidio contra Maduro. Y los que aparecen en los videos del 12F, pistola en mano, atacando estudiantes… ¿los mandan pa’ su casa?

Dentro de todo este revoltillo, parece haber una lucecita al final del túnel:  José Ramón Perdomo, poseedor del arma que, según pruebas de balística, mató a Bassil DaCosta y a Juan Montoya el 12 de febrero, sí quedó detenido. Irá a juicio en prisión. Perdomo fue acusado de homicidio intencional calificado con alevosía  y podría pagar hasta 26 años de cárcel.

Un “detalle” que sorprendió a todo el equipo de abogados de Bassil DaCosta: Perdomo fue sobreseído por el caso del asesinato de Montoya, miembro del Secretariado Revolucionario de Venezuela.  ¿Y no fue el mismo presidente Maduro quien aseguró que a ambas víctimas las había ultimado la misma mano…? ¿Qué pasó ahí?

Pienso en las palabras de la mamá de Bassil: “Quiero que pague quien verdaderamente mató a mi hijo. Lo que quiero es una justicia justa”.

Yo, de verdad, intento ponerme del lado de su esperanza pero… es muy difícil. Hoy  vuelvo a tener esa sensación de desamparo, de cansancio. De escasez de valores, de justicia, de honestidad. También me vuelve a golpear esa atmósfera de indiferencia. Seguimos desabastecidos de gente que se levante y diga BASTA.

Pido disculpas por no ser tan optimista pero hoy no logro esperar realmente una justicia justa.
No entiendo ese concepto. No lo veo. No existe.
Hoy no.

Andreina Flores

@andreina

La Guardia, la plaza y la prensa

Son las 11 de la mañana del domingo 23 de marzo.

Hoy los periodistas decidimos concentrarnos en la Plaza Madariaga y caminar hasta el destacamento 51 de la Guardia Nacional Bolivariana para rechazar la detención de nuestros colegas Mildred Manrique e Israel Ruiz, además de una cadena de agresiones contra trabajadores de la prensa en general, que incluyen robo, maltrato y arrestos.

Comenzamos a caminar con nuestras pancartas, gritando “¡No somos terroristas, somos periodistas!!!”, cuando de pronto, una figura militar se asoma en la plaza. Suspenso…
Parece mentira pero es nada menos que el Comandante de la Guardia Nacional, General Justo Noguera Pietri, en persona.

Nos comenta que quiere conversar con nosotros. Nos invita a tomar café y jugo dentro del destacamento y nos promete que nos explicará con detalles la detención de Mildred. Asegura que puede dejar entrar a unos 40 de nosotros.

Yo no me lo creía. ¿El comandante de la Guardia Nacional vino a la plaza a invitarnos a su casa? Aunque algunos no lo confiesen abiertamente, la idea de que nos iban a arrestar a todos pasó en un flash por nuestras periodísticas cabezas.

Pero no. En lugar de un arresto, sostuvimos una cordial reunión de 4 horas con el alto mando de la GNB.  Cordial dije, sí.

¿Las razones para permitirnos ese acceso? Algunos opinaron que querían “lavarle la cara” a la institución, cuya imagen se ha ensuciado bastante con el sinfín de documentos, videos y fotografías  que han denunciado profundos excesos contra civiles (por decir lo menos),  otros  dijeron que les salía más barato tenernos de amigos que de enemigos, otros más que esa reunión era un teatro del cinismo. En fin…

Prohibido detener periodistas

Para empezar la reunión, nuestro colega incansable, Marco Ruiz, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, entregó un documento al General Noguera Pietri, donde se especifica la denuncia de  74 agresiones contra trabajadores de la prensa entre el 12 de febrero y el 22 de marzo de 2014.

Noguera recibe el documento y reconoce que se han cometido excesos contra los comunicadores. Delante de nosotros, prohibió expresamente detener a periodistas. Y más aún, también prohibió detener a quienes estén grabando en la calle, sean periodistas o no.

Esta prohibición debe formalizarse en un documento, en una orden escrita. Sin embargo, si esa orden no llegara a redactarse en blanco y negro, al menos que quede el video:

 

Los cubanos

Aunque los promotores de la protesta nos recordaban cada 5 minutos que eso no era una rueda de prensa, la colega Maru Morales, del diario El Nacional, no quiso perder la oportunidad de estar frente al alto mando de la Guardia Nacional y lanzó esta bola directa:

“Yo quiero saber como periodista y como venezolana, si la Guardia Nacional de mi país está recibiendo instrucciones o tiene funcionarios que no son venezolanos girando instrucciones para el control de manifestaciones en este momento…”

El primero en responder es el Comandante General, Noguera Pietri: “La Guardia Nacional recibe instrucciones de dos entes superiores de la jerarquía militar: la ministra Carmen Meléndez y del General en Jefe, Padrino López. Una vez recibida la instrucción, la operacionalizo YO. NADIE MÁS.”

Ahí tuve yo que precisar la pregunta: “Entonces, ¿usted niega la presencia de cubanos en la Guardia Nacional?

Noguera: “Para entrar a la Guardia Nacional, el primer requisito es ser venezolano”.

Eso no contesta la pregunta pero bueno… seguimos.

El General Quevedo, jefe del Comando Regional 5,  recuerda las veces que sus detractores le han llamado “cubano” y aclara que es nacido en Maracaibo. De hecho, reforzando su acento maracucho,  reitera lo que han dicho sus superiores:  no hay cubanos en la Guardia Nacional.
Su palabra vaya adelante, mi General.

Por su parte, Benavides Torres ensalza a su componente diciendo que en la Guardia Nacional sólo hay venezolanos, patriotas. “Los hermanos cubanos están en la cultura y en Barrio Adentro”. En el video que exponemos abajo, Benavides no sólo niega la intervención cubana en sus filas, también niega cualquier responsabilidad de la Guardia en el asesinato de Geraldine Moreno –  a causa de perdigones en el ojo izquierdo – y más aún, se muestra tan comprometido con el gobierno de Nicolás Maduro, que genera la reacción de nuestra colega Lisbeth de Cambra, secretaria regional del Colegio Nacional de Periodistas.

 

 Marvinia y la sargento del casco

Todos lo vimos. Una sargento de la Guardia del Pueblo arremetió poseída contra Marvinia Giménez, una mujer de Valencia, estado Carabobo.

Sonriendo, la golpeaba con el casco en la cabeza mientras sus compañeros militares veían la escena sin intervenir. Dantesco, vergonzoso.

El General Noguera aseguró esta tarde que la responsable de esa brutal agresión ya estaba arrestada:

“Esta sargento, efectivamente, hizo una violación a los procedimientos. Golpeó de manera… fuerte a una ciudadana. No se justifica esa acción. Ya está a la orden de la fiscalía. Reconocemos que hubo un exceso total y una violación flagrante de los derechos humanos de esta ciudadana. No justifico la golpiza. La sargento… la tengo a la orden de fiscalía, esperando su detención. Está arrestada y cuando venga la orden de captura, será entregada”.

Sin embargo, la palabra del General Noguera parece no ser suficiente. Apenas pusimos sus declaraciones en el twitter, cientos de personas vomitaron su incredulidad en 140 caracteres.

Algunos hasta pidieron foto de la sargento en su condición de arresto. Una foto que haga justicia a la imagen del casco contra la cabeza de Marvinia.

 

Mildred: el matero, el chaleco y la puerta reventada

Puerta MIldred Manrique

La causa original de nuestra presencia en los predios de la Guardia Nacional, como dije al principio, era el arresto de la colega del Diario 2001, Mildred Manrique.

El Jefe del Comando Regional 5, Manuel Quevedo, quien cubre toda la Gran Caracas, contó que desde el apartamento de Mildred en el edificio FOR YOU de Altamira, alguien había lanzado pintura y dos materos contra sus compañeros militares.

Entraron al edificio y no encontraron a nadie en el apartamento. Relata que, justo en ese momento, Mildred llegó a su casa pero no tenía llaves para abrir la puerta. Como no había llave, la Guardia dispuso quitar la reja por las bisagras y romper la puerta. “Ingresan los funcionarios con ella y en todo momento hubo una situación de respeto a los derechos humanos y a su dignidad. Ella pidió privacidad y sólo se quedaron los funcionarios encargados del allanamiento”  asegura Quevedo.

El General también expuso el resumen de objetos retenidos:

10 pares de guantes

3 máscaras antigas

3 bolsas con kits de Maalox, alcohol y gasas.

2 computadoras y una tableta

1 franela de un candidato (Quevedo dice que no era Capriles)

1 máscara de disfraz (suponemos que era de Anonymous)

5 potes de pintura

9 sillas de color verde

1 rollo de alambre

El jefe del CORE 5 afirmó que Mildred fue voluntariamente al destacamento 51 de la Guardia Nacional y allí se le trató como testigo del caso.  Nunca hizo referencia a que sus implementos como chaleco, máscara o casco fuesen razón para acusársele de terrorista. De hecho, Quevedo condenó que se “manipularan tuits” para criticar a la institución sin conocer los hechos.

Interesante escuchar la versión militar. Para eso estamos aquí también.

 
¿Rueda de prensa?

Al final de la sesión, se me quedan algunas preguntas en el tintero:

“Si ya suman tantos “casos aislados de exceso” dentro de la GNB  ¿no es señal de que ustedes, jefes militares, no controlan a su gente?”.

Otra:  “¿Cómo es posible que se fugue el 40% de los alimentos de Misión Alimentación hacia Colombia en las narices de la Guardia? Basta ir a la frontera para escuchar todo tipo de anécdotas sobre la complicidad de los militares. ¿Nadie va a ocuparse, al menos, de investigar?”

Y así un montón.

El Alto Mando de la Guardia Nacional nos prometió un mayor acceso a la fuente militar, la instalación de mesas de trabajo para coordinar mejor la cobertura periodística con garantías de seguridad  y, finalmente, la repetición de este tipo de encuentros, bajo la figura de ruedas de prensa.

Quizás tomarles la palabra sea sinónimo de ingenuidad. Pero vamos, también parecía improbable que un General viniera a buscarnos a la plaza…

 
Andreína Flores

@andreina