Entrevista a Raúl Emilio Baduel y El Gato de Aragua desde la cárcel de Tocuyito

Raúl Emilio Baduel Carcel Tocuyito

Una comunicación a escondidas nos conecta con Raúl Emilio Baduel y Alexander Tirado –  alias “El Gato de Aragua” –  ambos considerados presos políticos en Venezuela. De hecho, responden a esta entrevista desde su celda en la cárcel de Tocuyito, estado Carabobo.

Baduel y “El Gato” fueron arrestados por protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro el día 21 de Marzo de 2014. Han denunciado torturas, golpizas, hambre, costillas rotas y un juicio político amañado.

Con este duro expediente, arrancamos con lo que creo debe ser la pregunta más humana:  ¿Cómo se encuentran ustedes físicamente? ¿Cuál es su estado de salud?
Bienvenidos, Raúl Emilio, Alexander…

       Raúl Emilio Baduel: Física y anímicamente nos encontramos mucho mejor de lo que estábamos en aquel infierno llamado Uribana, ya recuperados, bastante recuperados de las lesiones producto del infierno de Uribana. Aquí en la cárcel de Tocuyito., nos encontramos mucho mejor, estamos bajo resguardo y han cesado los maltratos. Y bueno, tenemos la felicidad y el gozo en el corazón de haber hecho lo correcto y estar  haciendo lo correcto. Por eso mantenemos a Dios vivo dentro de nuestra alma y sentimos un infinito orgullo  de ser parte de la historia de los venezolanos de la dignidad.

Andreina:  Justamente yo quería preguntarles sobre esa temporada en la cárcel de Uribana, las noticias que nos daban sus abogados eran terribles: tortura, maltrato físico y psicológico. Pero queríamos escucharlo de ustedes mismos: ¿cómo fue el trato que les dieron en la prisión de Uribana?

        Raúl Emilio Baduel: Desde la misma llegada, desde nuestra llegada al centro penitenciario David Viloria, conocido como Uribana, fueron tiempos difíciles. Primero que todo, la cosa empezó porque fuimos llevados secuestrados de dónde nos encontrábamos en el Centro de Atención al Detenido Alayón, conocido como cárcel de Alayón en Maracay, estado Aragua. Nos sacaron de allí como a las cinco y media de la mañana, engañados, diciendo que íbamos a hablar con un fiscal y desde allí comenzó el tortuoso periodo donde en reiteradas ocasiones vivimos maltratos, tanto físico como psicológico y morales.

        A la llegada del centro de Uribana, fuimos sometidos a un área de reclusión conocida como “aislamiento” donde duramos 22 días. En ese sitio nos servían comida caliente en las manos y nos obligaban a que la echáramos al piso porque no existía otro lugar dónde comer. Era una celda de 2  x 2 metros, donde se anegaban las aguas servidas de las letrinas. Y en reiteradas ocasiones vivimos maltratos por nuestra posición política.

En la noche, continuamente echaban gases lacrimógenos y nos hacían maltratos psicológicos poniendo música a todo volumen con una determinada posición política hacia el oficialismo.

Luego, fuimos llevado a un módulo de máxima seguridad: el Módulo Cuatro. Allí llegamos a vivir hasta con 18 personas en una celda de ocho metros cuadrados, sin ningún tipo de desplace. En ese periodo también hubo momentos y ocasiones de maltrato por parte del propio director del penal, en presencia del propio director del penal.

En ese módulo vivimos como unos siete meses, con una comida bastante precaria. Pienso que la mayor tortura que existía era que vivíamos todo el día y toda la noche con hambre.

Durante una requisa, el señor Julio César Pérez, como director del penal, sometió a la población a hechos de tortura al acostarnos – a las doce del mediodía –  boca abajo sobre el asfalto caliente, quemándose nuestras partes íntimas.
Durante esa requisa, uno de los individuos, al reconocerme, me pateó el lado izquierdo y me produjo una lesión en las costillas. Luego, en el propio tribunal de juicio, yo se la mostré a la juez y al público en la audiencia.

Andreina: ¿Y qué responde Alexander Tirado, “El Gato de Aragua”…?

      Alexander Tirado: En la cárcel de Uribana no fue simplemente el hecho de haber sido golpeado por un bate al cual llamaban  “El Comenalgas”, algo que es totalmente cierto. Tenían otros bates que le decían “Derechos Humanos” y te decían:  “Bueno,  estos son los derechos humanos de aquí”. Aparte de todo lo que fueron los golpes, en una ocasión fuimos amenazados con armas de fuego montadas en la cabeza. También aguantamos  gas lacrimógeno en medio de la madrugada.

     A veces, se acercaba un custodio a darme algo  de comida y me decían: “Bueno échale un poquito más de comida para que la comida lo acompañe, porque ahí se va a podrir el maldito escuálido ese…”

Foto Raul y Gato Uribana                 Alexander Tirado (al frente ) y Raúl Emilio Baduel en la cárcel de Uribana 

Andreina: Justamente tú haces referencias a esa especie de bate de béisbol, con EL que ustedes fueron torturados, que lleva por nombre el “Comenalgas”, nada menos, ¿Qué es el “Comenalgas” exactamente? y ¿Cómo fue utilizado con ustedes?

       Raúl Emilio: Ese instrumento de tortura es parecido a la  herramienta con la que juegan cricket.  Es una tabla sólida, maciza, cuadrada, con una empuñadura más delgada. A manera de burla, le anotaban con marcador “El Comenalgas”.  Al golpear, causaba escaras en la piel.  Como dirían aquí en Venezuela: uno suelta de una vez el cuero.

Andreína: Si ustedes estaban protestando pacíficamente como se ve en los videos que circulan por las redes sociales, entonces ¿por qué se les detiene? ¿Cuáles son las razones de su arresto? Muchos dicen que ustedes estaban moviendo mucha gente en el estado Aragua contra Nicolás Maduro. Y por supuesto, está la tesis de que Raúl Emilio Baduel ha sido arrestado por ser hijo de quién es hijo, de Raúl Isaías Baduel, a quien se le considera un traidor  a Hugo Chávez. ¿Cuáles son las razones para haberlos detenido?

       Raúl Emilio Baduel: La razón principal de nuestra detención es el miedo, Andreina, el miedo de un desgobierno forajido que ha creado un aparato antidemocrático que le teme a la verdad y a las ideas. Llegamos a movilizar durante los carnavales del 2014 a más de cinco mil personas en el estado Aragua, convencidas de que esto merece un cambio. Eso fue lo que conllevó a la detención del Gato y de mi persona: el miedo.

Andreína: Insisto en mi pregunta, ¿Te detuvieron también por ser hijo de Raúl Isaías Baduel?

      Raúl Emilio Baduel: Sí influyó que yo sea hijo del General en Jefe Raúl Isaías Baduel. Pienso que ellos intentan amedrentar a mi padre mediante mi sufrimiento y mediante mi encarcelación. El comisario Carlos Díaz, en Maracay, me llamó por mi nombre y me dijo: “Vente, que ahora te toca a ti”.

     Andreína: ¿Tú has estado en contacto con tu padre, Raúl Isaías Baduel, desde la prisión?, ¿Qué opina él de tu situación?

     Raúl Emilio Baduel: El único contacto que he mantenido con mi padre durante todos estos diez meses de prisión ha sido mediante misivas que nos hemos enviado con familiares directos, con mis hermanos. Mis hermanas me cuentan que, por supuesto, tiene bastante preocupación pero la posición que él siempre me ha manifestado es la de orgullo por mantener mis convicciones más allá de toda la encarcelación y todo el sufrimiento que nos ha puesto a vivir el pseudo-estado forajido al Gato y a mí.

Andreína: Hemos escuchado muchas opiniones que culpan a Raúl Isaías Baduel de haber devuelto a Hugo Chávez al poder en abril de 2002. Y esa misma gente, con ese mismo resentimiento por dentro, considera que es justo que estén presos tanto él como tú. ¿Qué respondes a esa posición?

     Raúl Emilio Baduel: Estas personas, Andreina, pecan a veces en repetir automáticamente una mentira manipulada por algunos pocos de los sectores más radicales de la polarización del país y a veces no comprenden de Raúl Isaías Baduel no salvó a la persona de Hugo Chávez, sino que rescató el hilo constitucional que se rompió en abril del 2002.

     Y eso mismo lo defendió de igual manera en diciembre de 2007 cuando se le opuso a Chávez a la reforma, a su proyecto de reforma constitucional y su posición colaboró a que Hugo Chávez perdiera dicha reforma.

     A veces me decepciona que personas que se hacen llamar demócratas pretendan que un solo ciudadano decida lo que nos corresponde a todos como venezolanos. Raúl Isaías Baduel lleva seis años injustamente cautivo por hacer lo correcto. Y su hijo, diez meses por lo mismo: hacer lo correcto, por defender la democracia, la constitución y las leyes.

Celda de Raúl Emilio Baduel Tocuyito

                 Celda de Raúl Emilio Baduel y El Gato de Aragua en la cárcel de Tocuyito

Andreína: Volviendo al juicio, hemos sido testigos de que la audiencia conclusiva ha sido diferida cuatro veces. ¿Cuál es la razón que la juez Iris Araujo ha dado para eso?

      Alexander Tirado: Lo que argumenta la juez es que en ocasiones le duele la columna, que no hay despacho, que tiene algún problema de salud. En una ocasión dijo que necesitaba ir al banco y nos mantiene privados de libertad.

¿Cuál es la verdadera razón por la cual ellos nos mantienen privados de libertad? Simplemente es porque somos rehenes del Estado, nosotros somos hoy rehenes de una dictadura, esa es la verdad, ese es el motivo. El motivo es que esta gente tiene miedo y en algún momento van a tener que darnos la libertad  y esa libertad corresponderá con una gran libertad de Venezuela.

Andreína: Y ya para finalizar, quería que hiciéramos una especie de ejercicio de imaginación. Si ustedes pudieran hablar  con Nicolás Maduro, así como estamos hablando ustedes y yo… ¿Qué le dirían?

      Raúl Emilio Baduel: Lo primero que le diría a Maduro es lo mismo que le dijo mi padre a Hugo Chávez cuando éste mandó a una persona a ofrecerle el indulto, el cual mi padre rechazó y se negó rotundamente. Yo le diría a Maduro que es un cobarde, no solo por lo que nos ha hecho a nosotros sino porque lo que le ha hecho a todas las personas y a todas las familias víctimas de la represión. Por lo que le ha hecho a todos los presos y perseguidos políticos en Venezuela.

Andreina Flores

Caracas, Venezuela.
2 de febrero de 2015

 

 

 

 

¿Justicia justa?

Bassil DaCosta, asesinado de bala el 12 de febrero de 2014
Bassil DaCosta, asesinado de bala el 12 de febrero de 2014

Una patada en el hígado.
Eso fue lo que recibimos hoy del sistema judicial venezolano.

Hoy los implicados en el asesinato del joven Bassil DaCosta están libres. Deben ir a juicio presentándose cada 8 días en tribunales, sí. Pero están libres. Dormirán en sus casas y abrazarán a sus familias, como no puede hacerlo Leopoldo López ni Simonovis, ni los 116 estudiantes que aún siguen presos.

Voy cronológicamente:

Bassil DaCosta fue el primer muchacho asesinado el 12 de febrero de 2014, día en que se iniciaron las protestas de calle en Venezuela. Luego de una exhaustiva revisión de distintos videos grabados en las cercanías de la Fiscalía General –  hecha por el equipo de investigación del Diario Últimas Noticias – a las autoridades nos les quedó otra opción que reconocer que funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) habían disparado contra los jóvenes en protesta. Y sí, que uno de ellos podía ser el presunto autor material de la muerte de Bassil.

Por ese caso fueron imputados 8 funcionarios: 6 del Servicio Bolivariano de Inteligencia, uno del ejército venezolano y otro más de la Policía Nacional Bolivariana.

Me detengo en los dos últimos:

Jonathan Rodríguez, de 40 años, aparece en los videos del 12F vestido de blanco, disparando una pistola 9 mm.  Al ser implicado en la muerte de Bassil,  se le decomisa un carnet del Ejército y una credencial del Ministerio de Interior y Justicia que lo identifica – oído al tambor –  como ASISTENTE DEL MINISTRO MIGUEL RODRÍGUEZ TORRES.

Por su parte, Andry Jaspe, de 25 años,  portaba una credencial de la Policía Nacional Bolivariana y otra más del Ministerio de Interior y Justicia, que lo identificaba – oído al tambor otra vez – como ESCOLTA DEL MINISTRO MIGUEL RODRÍGUEZ TORRES.

Hoy ambos están libres, junto con otros 5 funcionarios del SEBIN. Irán a juicio y tendrán que presentarse cada 8 días ante los tribunales (si es que no huyen del país como el asesino de Adriana Urquiola) pero están libres.

El ministro Rodríguez Torres dice que ese día, 12 de febrero de 2014, instancias superiores del SEBIN ordenaron a sus efectivos acuartelarse, no salir a repeler la marcha. La tesis, ratificada por el mismo Nicolás Maduro, sostiene que los efectivos que aparecen disparando en los videos desobedecieron esa orden y son responsables DE MANERA INDIVIDUAL de un desacato que terminó en muerte.

Según el ministro, su despacho simplemente tuvo una reunión ordinaria con la PNB y la GNB para coordinar labores de seguridad de la marcha. Pero entonces… ¿cómo se explica que 2 funcionarios estrechamente relacionados con el mismo Rodríguez Torres sí hayan salido a disparar contra los jóvenes en protesta?

El ministro se lava las manos y asegura que, en materia de Derechos Humanos, cada quien responde por su propio cuello.

Aquí sus declaraciones del 11 de Junio de 2014:

Mientras el ministro declaraba a la prensa, en el Palacio de Justicia el Ministerio Público pedía prisión para los imputados por el caso Bassil.

Todos consideramos que era lo mínimo de justicia que correspondía. Pero… la alegría nos duró poco. Hoy, el mismo ministerio amaneció con otra idea en la cabeza y pidió medida cautelar.  Libertad con restricciones, pues.

El juez 48 de control, Nelson Moncada, así se la dio.

Pero vayamos más atrás. Esta decisión de hoy es el reflejo del tratamiento que se le dio a otro de los implicados por la muerte de Bassil:  José Miguel Domínguez alias “Miguelito”, quien se encontraba prófugo de la justicia y decidió presentarse voluntariamente ante las autoridades el día 13 de mayo de 2014.

La fiscalía pidió libertad sin restricciones para Miguelito y el juez se la otorgó. Así de simple.
No sé si el hecho de que Miguelito sea asistente de Freddy Bernal –  ex alcalde de Caracas y diputado chavista furibundo –  tenga algo que ver.  Lo cierto es que ahora Miguelito ni siquiera se menciona en  la acusación. No participó en la audiencia preliminar. Salió totalmente limpio.

Por supuesto, con ese antecedente, la defensa de los otros siete imputados pidió “el mismo tratamiento” para sus clientes. Al menos esta vez, al juez le quedó una brizna de vergüenza en la piel y no les otorgó libertad plena. Los siete imputados restantes quedaron bajo régimen de presentación cada ocho días.

Aquí es donde los sesos no me dan más y comienzo a lanzar preguntas al universo:

El dirigente opositor Leopoldo López irá a juicio en prisión por un “análisis subliminal de su discurso violento”,  pero a un tipo grabado en video mientras dispara contra una protesta…  ¿lo dejan libre?

Sairam Rivas, dirigente estudiantil que organizó una protesta pacífica en una plaza, lleva 40 días presa. Y el escolta de un ministro implicado en un asesinato… ¿sale libre?

El opositor Diego Arria tiene orden de captura por un correo electrónico mal montado donde supuestamente planeaba el cacareado magnicidio contra Maduro. Y los que aparecen en los videos del 12F, pistola en mano, atacando estudiantes… ¿los mandan pa’ su casa?

Dentro de todo este revoltillo, parece haber una lucecita al final del túnel:  José Ramón Perdomo, poseedor del arma que, según pruebas de balística, mató a Bassil DaCosta y a Juan Montoya el 12 de febrero, sí quedó detenido. Irá a juicio en prisión. Perdomo fue acusado de homicidio intencional calificado con alevosía  y podría pagar hasta 26 años de cárcel.

Un “detalle” que sorprendió a todo el equipo de abogados de Bassil DaCosta: Perdomo fue sobreseído por el caso del asesinato de Montoya, miembro del Secretariado Revolucionario de Venezuela.  ¿Y no fue el mismo presidente Maduro quien aseguró que a ambas víctimas las había ultimado la misma mano…? ¿Qué pasó ahí?

Pienso en las palabras de la mamá de Bassil: “Quiero que pague quien verdaderamente mató a mi hijo. Lo que quiero es una justicia justa”.

Yo, de verdad, intento ponerme del lado de su esperanza pero… es muy difícil. Hoy  vuelvo a tener esa sensación de desamparo, de cansancio. De escasez de valores, de justicia, de honestidad. También me vuelve a golpear esa atmósfera de indiferencia. Seguimos desabastecidos de gente que se levante y diga BASTA.

Pido disculpas por no ser tan optimista pero hoy no logro esperar realmente una justicia justa.
No entiendo ese concepto. No lo veo. No existe.
Hoy no.

Andreina Flores

@andreina

“A golpes nos obligaban a gritar Maduro Presidente”

VIDEO REPRESIÓN DE LA GUARDIA NACIONAL CONTRA MANIFESTANTES ABRIL 2013 1a Parte

VIDEO REPRESIÓN DE LA GUARDIA NACIONAL CONTRA MANIFESTANTES ABRIL 2013  2a Parte

Los días 15 y 16 de abril de 2013, justo después de las elecciones presidenciales venezolanas, un nutrido grupo de manifestantes de la ciudad de Barquisimeto fueron reprimidos por la Guardia Nacional, en las inmediaciones del Consejo Nacional Electoral, por protestar contra los resultados de la votación que favorecieron a Nicolás Maduro.

Los afectados denuncian abuso de autoridad por parte de este cuerpo militar, a través de lo que consideran agresiones físicas exacerbadas y actos de tortura.

“Me dispararon varios perdigones (balines de goma) en la mano y aún sangrando me hacían aplaudir y gritar ‘Maduro Presidente'” relata Jordan Romero, estudiante de 19 años. Por su parte, el joven Ehisler Vásquez recibió cinco perdigones en el rostro y su fotografía ha escandalizado a toda Venezuela. “Si gritar consignas y ondear banderas es un delito… ¿en qué país vivimos?” pregunta Vásquez.

Al menos 64 personas han denunciado legalmente estos casos y hacen un llamado a desarrollar la debida investigación de los hechos, aunque – muy en el fondo – no confíen verdaderamente en la justicia venezolana.

Hemos solicitado igualmente una entrevista con el Jefe del Comando Regional No. 4 de la Guardia Nacional, General Octavio Chacón, para conocer y difundir su versión de estos episodios.
Aún esperamos respuesta.

Día de la Resistencia Parlamentaria

Parte de ejercer esta intensa profesión de periodista es encontrar realidades difíciles durante los recorridos de trabajo: la casa de José Manuel que se le derrumbó con la última lluvia, Mariela que está embarazada de 7 meses y vive en el basurero municipal o Yumira y su hijo de 16 años, que se lo mataron a tiros por meterse con la novia de un malandro.

En junio de 2012,  estuvimos en el estado fronterizo de Zulia  –  específicamente en el municipio Machiques de Perijá – y nos topamos otra vez con uno de esos casos que no dejan dormir y que exigen – con un corrientazo a la conciencia  – que uno haga ALGO.

Maribel Romero es una líder indígena de la etnia Yukpa que vive en la Misión Los Ángeles del Tokuko en la Sierra de Perijá. Con miedo pero con determinación, denuncia ante los micrófonos de RCN Radio de Colombia que grupos armados colombianos, que se autoidentifican como guerrilla, estarían violando a las mujeres indígenas, incluyendo adolescentes de 15  y 16 años.
De esta situación –  continúa Maribel  – ya habría incluso casos de embarazo. Con sólo ver la apariencia de los niños que están naciendo, no es difícil adivinar que la situación no es cuento de camino : “No son yukpas, son mestizos, blancos, blanquitos”.

Maribel denuncia también la agresión física. Una de sus vecinas en la Misión del Tokuko habría sido víctima de golpes por parte de estos hombres armados.  Sin embargo, los moretones son los únicos que se atreven a decir algo, porque su compañera yukpa jamás se quejó ante las autoridades.  Y ese  es sólo un caso entre muchos.

Presentación de la denuncia  yukpa ante la Comisión de Familia de la Asamblea Nacional

La oportunidad de elevar esta denuncia  a instancias nacionales se presentó en la Comisión de Familia de la Asamblea Nacional de Venezuela, a la que agradezco infinitamente me haya dado el derecho de palabra de hoy.  Presentamos el testimonio grabado de Maribel, apoyado con la confirmación del intendente de seguridad de la zona.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. Hay resistencia por parte de la tolda roja a todo lo que pueda oler a crítica contra el gobierno nacional.

La diputada del PSUV,  Lirisol Velásquez, me señala de querer “armar un jueguito mediático”, de pertenecer a un medio que no es “ninguna ovejita” y que “tiene intereses claros contra el presidente Chávez”.  La diputada María León se enardece mucho más : se levanta y grita a viva voz que no se tolerará que se irrespete a Hugo Chávez Frías y amenaza con retirarse de la sala junto a las diputadas del PSUV que están presentes.

Lo dije al principio de mi intervención: no tengo la intención de politizar este tema. No he irrespetado a Hugo Chávez de ninguna forma. Esta no es una denuncia contra el presidente. Es una solicitud de PROTECCIÓN para las mujeres indígenas que están denunciando agresión sexual por parte de grupos armados colombianos. Es una solicitud de investigación por parte de autoridades nacionales que bien podrían lograr un cambio importantísimo para estas mujeres.

Esto no es contra Hugo Chávez. Esto está POR ENCIMA de Hugo Chávez.

La verdad es que pensé que iba a encontrar mucha más solidaridad femenina dentro de este grupo de diputadas. Pensé que iban a sentir el mismo asco que sentí yo cuando escuché que un hombre armado estaría tomando violentamente algo tan delicado como la intimidad de una mujer venezolana.

Pero no.  Definitivamente, la politiquería que estamos viviendo en este país nos ha quitado la perspectiva de lo que es verdaderamente importante.  Al parecer, la prioridad es defender a ultranza al líder político, por encima de las necesidades de la gente.

A pocos días del 12 de octubre – llamado Día de la Resistencia Indígena – la diputada Marleny Contreras señala que el gobierno del presidente Chávez es el que realmente ha reconocido y mejorado  las condiciones de la población indígena en Venezuela. Si es así, lo aplaudo.  Pero… ¿por qué no darle continuidad a esa labor y atender esta denuncia de violación en la frontera?
¿Por qué sentenciar a priori que hay una intención oculta de un medio de comunicación?

En términos sencillos, esto es como llamar al número de emergencia para denunciar a un violador que ha entrado a la casa y que el operador conteste: “Señorita, déjese de inventos. Usted lo que quiere es hacernos quedar mal”.

La diputada Contreras, con mucha humildad, reconoce que “el gobierno tiene fallas…”  Lamentablemente, aunque venga vestida de buena intención, esa palabra se queda demasiado pequeña; una “falla” es un hueco en una carretera, un corte de luz en un pueblo. La violación a una mujer es un acto abominable que debe, POR LO MENOS, ser investigado.

La diputada de oposición, Nora Bracho, siendo oriunda del estado Zulia, parece sentir mucho más la preocupación por investigar. Hace un llamado a “no matar al mensajero”  – y esta mensajera lo agradece –  pero más allá de eso, propone una comisión que se traslade a la región y se informe sobre los hechos.  Se habla también de llevar el caso a las comisiones de Política Interior y de Pueblos Indígenas para trabajar en conjunto.

La reunión no termina bien, de hecho, casi ni me dejan hablar. Pero,  de alguna forma, me parece que podría haber una luz al final del túnel. O quizás estoy siendo ingenua… otra vez.

Una colega de ANTV me pregunta al salir que cuál es mi compromiso con esa denuncia. Sencillo: mi compromiso es personal. Mi compromiso nada tiene que ver con mi radio o con atacar al presidente.

Mi compromiso es con Maribel, su esposo y su gente,  que poniéndome un collar yukpa en el cuello me dijeron:  “Confiamos en ti para que lleves nuestra voz a Caracas”.
Y  no hay resistencia parlamentaria que pueda evitar eso.

_____________________________________________________________

Aquí un fragmento de la denuncia de Maribel en sus propias palabras:

Aquí la denuncia presentada ante la Comisión de Familia de la Asamblea Nacional:

Un verdadero Día de la Mujer

Hoy, 8 de Marzo, me siento a recordar una de las celebraciones más interesantes que he visto del Día Internacional de la Mujer. Hace dos años yo tenía el privilegio de trabajar en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, como corresponsal de Radio Francia Internacional.

En el marco de este día se llevó a cabo, como todos los años, la reunión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Sí, el nombre puede resultar aburrido, pero el despliegue de diversidad femenina que se respiraba en la ONU era algo sublime que nos superaba a todos.

Mujeres de África en sus atuendos tradicionales, jóvenes del Medio Oriente contando cómo habían sobrevivido con éxito en sociedades machistas, chicas europeas comprometidas con erradicar males abominables como la violencia sexual contra las mujeres en conflicto armado. Hasta Hillary Clinton – que no es santo de mi devoción – ofreció un emotivo discurso que puso un acento fuerte pero sensible en ese concepto universal que gana terreno cada día: el empoderamiento de la mujer.

Entre los pasillos de la ONU, conocí a Rehana, una mujer pakistaní de 30 años. Pequeñita, delgadita, morenita. Con lentes y aire de intelectual. Rehana me cuenta que fue la primera niña de su tribu en ir a la escuela y que siempre estará agradecida con su padre por haberse parado firme frente a otros hombres y decirles en la cara que su hija hembra también tenía derecho a ser educada.

Sin embargo, reconoce que falta mucho por hacer porque aún prevalece la vieja creencia de que los hombres se encargan de las cosas de la calle y las mujeres de las de la casa. “Todavía estamos al margen” termina Rehana.

Más adelante me encuentro a Silvia, mexicana de pura cepa, que me regala una frase lapidaria: “Las madres deben dejar de criar príncipes y empezar a criar hombres”. Y es que en América Latina todavía son las niñas las que recogen la mesa y lavan los platos mientras los niños corren al PlayStation. Todavía se les celebra a los varones adolescentes que “conquisten todo lo que puedan”, aunque eso signifique llevarse a un montón de chicas por delante.
Sí, las madres latinas podrían ser la clave para una gran diferencia.

Más allá está mi colega Eva, periodista española, nacida en los últimos años del franquismo, que cuenta con verdadero asombro lo que ha cambiado su país en los últimos 30 años: “Antes cuando la mujer quería abrir una cuenta bancaria o un negocio, necesitaba el permiso del hombre. Si se casaba, tenía que dejar de trabajar. En general, tenía el papel de hacerlo todo en casa y callarse”.

De eso han quedado muchos escombros, como bien lo confirma Inés Alberdi, también española, y directora en 2010 de UNIFEM – Fondo de Naciones Unidas para la Mujer. Alberdi reconoce que España es uno de los países europeos donde más se ha manifestado la violencia contra la mujer: “Es una mentalidad de cientos de años donde el hombre tenía derecho a castigar a su mujer. Exigía obediencia de su esposa, de su novia, de su hija. Eso es muy difícil de cambiar”.

Por supuesto, para ese trabajo que hicimos en 2010, se quedaron muchos dramas reales en el tintero: las mujeres afganas bajo el régimen talibán, las deportistas de Irán que deben cubrirse con el velo en sus juegos o las mujeres en conflicto armado que son víctimas de agresión sexual como arma de guerra.

El cambio es lento y, muchas veces, insuficiente, desesperante. Pero reconozco que ver a nuestras mujeres latinas presidiendo países o a una Angela Merkel dirigiendo casi toda Europa, me da esperanzas.
Por lo pronto, no hago fiestas. Prefiero sentarme a reflexionar y a imaginar que, dentro de unos años quizás, sí podamos celebrar un verdadero Día de la Mujer.

 

@andreina

 

Radio Francia Internacional. Reportaje Día de la Mujer 2010. Gracias por escuchar:

Red Defensa DDHH Haití: “Naciones Unidas debe irse”


(VIDEO)  En sólo 45 segundos de imágenes, cinco soldados uruguayos de los cuerpos de paz de Naciones Unidas  aparecen sometiendo a un joven haitiano sobre un colchón. Uno de ellos aparece sin ropa sobre el cuerpo del muchacho, presumiblemente abusando de él. Carcajadas van y vienen mientras la imagen de la ONU y de Uruguay se viene abajo.

Johnny Jean, joven haitiano de 18 años, llega a su casa de Port-Salut el día 28 de julio con una actitud extraña. Se encierra en su cuarto y no sale de allí en dos semanas. No habla con nadie y su familia sólo asume que se siente triste. Días después, comienza a circular un video por los teléfonos celulares de su comunidad, en donde se reconoce a Johnny como la víctima sexual de un grupo de soldados de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (MINUSTAH). Alguien le hace a su madre la pregunta que dispara toda la conmoción: “¿Ya sabe que violaron a su hijo?”

El director de la Red de Defensa de los Derechos Humanos de Haiti (RNDDH), Pierre Espérance, atiende la llamada de 6toPoder desde Puerto Príncipe y explica su visión de los hechos:

“Las primeras conclusiones de nuestro informe oficial son claras: los soldados uruguayos de la MINUSTAH establecidos en Port Salut violaron a un joven de 18 años. Nosotros mismos desarrollamos una investigación, nos reunimos con el muchacho,  su familia y también con las autoridades policiales y judiciales. Llegamos a la conclusión, además,  de que esa violación fue planificada.”

En el video que está corriendo por Internet no se determina con claridad si fue una violación o no. Algunos argumentan que fue un roce de genitales. ¿Cómo están ustedes tan seguros de que fue una violación?

Existe un informe médico en donde se establece que hubo desgarramiento anal. También se determinó que no se usó ningún tipo de protección. El video no es un documento médico. Se han hecho otras investigaciones.

¿Dónde está Johnny Jean en este momento?

Está en su pueblo. Eso supone un gran peligro para él y para su familia, de hecho, algunos de ellos han recibido amenazas. Por eso es tan importante que el estado haitiano se comprometa a ofrecer seguridad a la familia de Jean.

La RNDDH ha revelado también en su informe que existe una especie de contrabando de alimentos, por parte de los soldados de la ONU, a cambio de favores sexuales. ¿Podría darnos más información?

Sí, en la comunidad de Port-Salut  los agentes uruguayos de MINUSTAH mantienen relaciones sexuales con muchachas jóvenes y mujeres  adultas a cambio de productos alimenticios. También han tomado algunos menores de edad como mandaderos para el trueque de alimentos por alcohol, cigarrillos y marihuana.  Los soldados les dan comida y los chicos les proveen de esos productos ilícitos. Hay que resaltar que eso les produce a los menores la sensación de “ser amigos” de los cascos azules, cuando en realidad estos están aprovechándose de su ingenuidad.
Los soldados de MINUSTAH llevan una vida de derroche, se les encuentra en bares o en la playa todo el día, tienen concubinas haitianas y organizan actividades de prostitución a cambio de comida.

Tenemos entendido que el caso de Johnny Jean no es el único en que los cascos azules agreden a la población haitiana.  ¿Qué otros casos se han registrado en su organización?

Efectivamente, hay otros casos de violación a los derechos humanos. En nuestro reporte citamos al menos diez: En el 2005, tres agentes de la ONU violaron a una chica llamada Nadeige Nicolas, también un soldado jordano obligó a Rose Marie Préceus a practicarle una felación, para luego abusar de ella. El 18 de agosto de 2010, Gérald Jean Gilles, un muchacho de 16 años, apareció colgado de un árbol que se encuentra dentro de la base militar de los soldados de Nepal. A esto se suman otros casos en donde ciudadanos haitianos han sido alcanzados por las balas de los agentes de la MINUSTAH.
Es importante recordar que Naciones Unidas está aquí para la estabilización de Haití, no para aprovecharse de la miseria de la población.

¿Usted ha denunciado estos casos ante las autoridades de la ONU?

Sí, pero no dijeron nada ni hicieron nada.

¿Cuál ha sido la reacción de los haitianos ante el caso de Johnny Jean?

La gente está frustrada y molesta. Ha habido manifestaciones como la del lunes 5 de septiembre en Port-Salut y sigue habiendo toda una movilización en contra de la MINUSTAH en Haití.

El presidente de Uruguay, José Mujica, pidió disculpas por el atropello de los soldados de su país al joven Johnny Jean. ¿Qué piensa usted de su declaración?

Es necesario que haya sanciones. No hay que hablar por hablar.

¿Cuál ha sido la posición del presidente haitiano, Michel Martelly?

La presidencia publicó un comunicado diciendo que las más altas autoridades del gobierno haitiano van a establecer contacto con Naciones Unidas para que la víctima tenga justicia.

¿Cómo evalúa usted la presencia de la MINUSTAH en Haití, entonces? ¿Ha tenido algo positivo?

Yo creo que es una misión que trae muchos problemas. Y que cuesta caro. Es una misión de cuesta más de 800 millones de dólares al año, y los resultados son casi cero.
No confiamos para nada en Naciones Unidas. Deben irse de Haití en el corto tiempo.

 ¿Y QUÉ DICE LA ONU?

 En Nueva York, Anayansi López, portavoz de la Misión de Paz de Naciones Unidas, da la cara por la organización. O al menos lo intenta:

“Cada país es responsable de la conducta de sus oficiales, sin embargo, cuando pasan hechos de este tipo, para la gente el responsable es Naciones Unidas. Lo que tratamos de hacer es trabajar muy de cerca con los países miembros con entrenamiento, con medidas preventivas. El problema es que es imposible monitorear a cada individuo. MINUSTAH tiene más de 12 mil soldados en Haití, de manera que garantizar que estos casos nunca se den, es humanamente imposible. No pierdan la fe en Naciones Unidas que la mala conducta de unos pocos no refleja el espíritu de la organización.”

Publicado en el semanario 6toPoder.
11 Septiembre 2011. Caracas, Venezuela.
Andreina Flores
@andreina