Página 2 de 2

Dabbashi: “La gente quería a Gaddafi muerto”

Image

Dabbashi está lejos de lamentar la muerte de su antiguo jefe. Al contrario,  se complace en anunciar que se trata del fin de un dictador y de una era de sufrimiento para su pueblo. “Es el nacimiento de una nueva Libia” dice con orgullo. Sin embargo, las circunstancias de la muerte de Gaddafi siguen siendo turbias y Dabbashi, intentando aclarar, oscurece.

Ya nos conocemos. Esta es la segunda entrevista quenos concede Ibrahim Dabbashi, embajador del Consejo Nacional de Transición de Libia ante la ONU . Pero esta vez, el momento es absolutamente distinto; acabamos de vivir uno de los sucesos de mayor repercusión política mundial de los últimos años: la muerte de Muanmar Al Gaddafi.

Nos conectamos con Dabbashi en Nueva York y – descifrando su inglés plagado de acento árabe – comenzamos una conversación que mezcla relaciones internacionales, criminalística, petróleo y, como aderezo venezolano,  las declaraciones del presidente Chávez.

A nivel internacional, muchos han criticado la forma en que Gaddafi murió. De hecho, hace dos meses, usted mismo me comentó que el pueblo libio esperaba juzgarlo. ¿Qué pasó?

Ciertamente, estábamos esperando un juicio a Gaddafi, especialmente para conocer ciertos episodios de la historia libia y obtener información de muchos de los crímenes que cometió. Pero desafortunadamente, cuando los guerreros de la libertad arrestaron a Gaddafi, él estaba ya sangrando en la cabeza y el abdomen, como resultado de heridas graves. Creo que murió más tarde cuando lo transportaban hacia el hospital.

¿EL Consejo Nacional de Transición de Libia (CNT) tuvo alguna responsabilidad directa en la muerte de Gaddafi?

Bueno, él murió como resultado de los enfrentamientos, de manera que no hay ninguna responsabilidad allí.  Nosotros estábamos peleando para liberar a Libia de Gaddafi, así que era un blanco legítimo.  Pero si usted me está preguntando si fue ultimado después de su arresto o no, eso es otra cosa. Nuestras investigaciones primarias han dado como resultado que murió por las heridas causadas por los combates armados antes de ser capturado.

Pero, señor Dabbashi, el reporte médico oficial determinó que Gaddafi resultó muerto de un tiro en la cabeza. ¿Quién hizo ese disparo? ¿El CNT? ¿Un rebelde común? ¿La OTAN?

Creo que lo hemos visto bastante claro en todos los videos que están corriendo por Internet. Cuando Gaddafi fue arrestado ya estaba sangrando de una herida en la cabeza. Creo que fue alcanzado por una bala durante los combates entre sus seguidores y los guerreros de la libertad.  Él ya estaba mortalmente herido cuando fue capturado pero aún estaba vivo. Murió más tarde.

¿Qué responde usted a quienes piensan que el CNT asesinó a Gaddafi?

Les diría que vean los videos. Él ya estaba herido cuando fue capturado. No es política del CNT matar a un prisionero, bien sea Gaddafi o uno de sus seguidores. La política oficial del CNT es tratar bien a los capturados de acuerdo a la ley islámica. De hecho, nosotros esperábamos que Gaddafi viviera para ser juzgado porque necesitábamos recolectar mucha más información sobre todos sus crímenes.

Naciones Unidas pidió desarrollar una investigación internacional sobre la muerte de Gaddafi, pero el CNT ya respondió diciendo que no se permitirá ningún tipo de pesquisa extranjera. ¿Por qué no?

No se ha presentado ninguna petición por parte de la ONU ante el CNT para investigar la muerte de Gaddafi. Pero de todos modos, ¿por qué tendríamos que permitir una investigación internacional? Gaddafi estaba luchando contra el pueblo libio y murió en combate.

Bueno, Naciones Unidas quizás esté considerando que los derechos humanos de Gaddafi fueron violados…

Estamos seguros de que no hubo violación de derechos humanos en lo que respecta a Gaddafi.

Luego de ver ese episodio tan violento en el que Gaddafi fue golpeado y sodomizado – y luego expuesto su cadáver en un congelador – muchos se preguntan si Libia está lista para una democracia. ¿Qué dice usted?

Si usted entendiera cuánto odiaba la gente a Gaddafi, cuánto rencor había acumulado en la gente sencilla de Libia, comprendería que cualquiera lo quería muerto.
Cuando pensamos en cuál habría sido la mejor opción para el pueblo libio – tener a Gaddafi vivo o muerto –  yo respondería que era mejor mantenerlo vivo. Pero déjeme decirle algo: el 99% de la gente común en Libia lo quería muerto.
Pero luego de todo el sufrimiento que el pueblo libio vivió bajo las reglas de Gaddafi, estamos listos para una democracia. No vamos a permitir otra dictadura en el país. Por supuesto que tomará tiempo hacer los preparativos necesarios, especialmente para las elecciones, pero puedo asegurar que el pueblo libio está listo para la democracia.

Se ha especulado también que, a partir de ahora los países de la OTAN, especialmente Francia y Estados Unidos, empezarían a obtener petróleo libio con beneficios especiales.  ¿Es así?

No, para nada. Estamos manejando la venta de petróleo de acuerdo a las reglas del mercado. De hecho, de ahora en adelante habrá más transparencia y más control sobre los contratos. Incluso, hemos revisado algunos acuerdos en donde nos parece que hay corrupción.
Ciertamente, nosotros anunciamos que tomaríamos en consideración a los países que nos habían ayudado para futuros acuerdos, pero eso no quiere decir que vamos a someter nuestros recursos a otras naciones, sin que se apliquen las reglas de mercado internacional o nuestras propias leyes.

En nuestra primera entrevista, usted aseguró que el presidente Chávez entendería que estaba apoyando un régimen sangriento – el de Gaddafi – y que eventualmente cambiaría de opinión. Tuvimos oportunidad de preguntarle sobre esa frase al presidente y nos respondió que no, que no cambiaría de opinión, principalmente porque los consideraba a ustedes terroristas. ¿Qué opina usted de esa respuesta?

No me parece una opinión que corresponda a un político sensato. Me parece que es una opinión que Chávez emitió basándose en sus estrechos lazos con Gaddafi. Su presidente nunca conoció realmente a Gaddafi  ni lo que hacía en Libia. Él va a comprender los hechos en un futuro y sí, cambiará de opinión.
Nosotros no tenemos nada en contra del presidente Chávez ni del pueblo venezolano. Siempre hemos estado dispuestos a establecer buenas relaciones con todos los pueblos del mundo y podemos entendernos con cualquier gobierno que haya sido electo por su gente.  Pero cuando ese gobierno interfiere en nuestros asuntos internos, tenemos que fijar posición.

El presidente Chávez también declaró que Gaddafi había sido asesinado y que sería recordado como un mártir y un gran luchador. ¿Qué opina usted al respecto?

Yo espero que el presidente Chávez piense también en los miles de libios asesinados, mutilados y heridos por Gaddafi. Será recordado como el peor dictador de la historia de la humanidad. Lo que sí creo es que cualquiera que haya tenido una amistad con Gaddafi  seguramente tiene su misma personalidad.
Lo único que espero es que el presidente Chávez escuche a su propio pueblo y no siga los pasos de Gaddafi.

Andreína Flores
@andreina

Publicado en el semanario 6toPoder en octubre 2011

Lea también Dabbashi: “Chávez entenderá que apoya a un régimen sangriento y cambiará de opinión”

Red Defensa DDHH Haití: “Naciones Unidas debe irse”


(VIDEO)  En sólo 45 segundos de imágenes, cinco soldados uruguayos de los cuerpos de paz de Naciones Unidas  aparecen sometiendo a un joven haitiano sobre un colchón. Uno de ellos aparece sin ropa sobre el cuerpo del muchacho, presumiblemente abusando de él. Carcajadas van y vienen mientras la imagen de la ONU y de Uruguay se viene abajo.

Johnny Jean, joven haitiano de 18 años, llega a su casa de Port-Salut el día 28 de julio con una actitud extraña. Se encierra en su cuarto y no sale de allí en dos semanas. No habla con nadie y su familia sólo asume que se siente triste. Días después, comienza a circular un video por los teléfonos celulares de su comunidad, en donde se reconoce a Johnny como la víctima sexual de un grupo de soldados de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (MINUSTAH). Alguien le hace a su madre la pregunta que dispara toda la conmoción: “¿Ya sabe que violaron a su hijo?”

El director de la Red de Defensa de los Derechos Humanos de Haiti (RNDDH), Pierre Espérance, atiende la llamada de 6toPoder desde Puerto Príncipe y explica su visión de los hechos:

“Las primeras conclusiones de nuestro informe oficial son claras: los soldados uruguayos de la MINUSTAH establecidos en Port Salut violaron a un joven de 18 años. Nosotros mismos desarrollamos una investigación, nos reunimos con el muchacho,  su familia y también con las autoridades policiales y judiciales. Llegamos a la conclusión, además,  de que esa violación fue planificada.”

En el video que está corriendo por Internet no se determina con claridad si fue una violación o no. Algunos argumentan que fue un roce de genitales. ¿Cómo están ustedes tan seguros de que fue una violación?

Existe un informe médico en donde se establece que hubo desgarramiento anal. También se determinó que no se usó ningún tipo de protección. El video no es un documento médico. Se han hecho otras investigaciones.

¿Dónde está Johnny Jean en este momento?

Está en su pueblo. Eso supone un gran peligro para él y para su familia, de hecho, algunos de ellos han recibido amenazas. Por eso es tan importante que el estado haitiano se comprometa a ofrecer seguridad a la familia de Jean.

La RNDDH ha revelado también en su informe que existe una especie de contrabando de alimentos, por parte de los soldados de la ONU, a cambio de favores sexuales. ¿Podría darnos más información?

Sí, en la comunidad de Port-Salut  los agentes uruguayos de MINUSTAH mantienen relaciones sexuales con muchachas jóvenes y mujeres  adultas a cambio de productos alimenticios. También han tomado algunos menores de edad como mandaderos para el trueque de alimentos por alcohol, cigarrillos y marihuana.  Los soldados les dan comida y los chicos les proveen de esos productos ilícitos. Hay que resaltar que eso les produce a los menores la sensación de “ser amigos” de los cascos azules, cuando en realidad estos están aprovechándose de su ingenuidad.
Los soldados de MINUSTAH llevan una vida de derroche, se les encuentra en bares o en la playa todo el día, tienen concubinas haitianas y organizan actividades de prostitución a cambio de comida.

Tenemos entendido que el caso de Johnny Jean no es el único en que los cascos azules agreden a la población haitiana.  ¿Qué otros casos se han registrado en su organización?

Efectivamente, hay otros casos de violación a los derechos humanos. En nuestro reporte citamos al menos diez: En el 2005, tres agentes de la ONU violaron a una chica llamada Nadeige Nicolas, también un soldado jordano obligó a Rose Marie Préceus a practicarle una felación, para luego abusar de ella. El 18 de agosto de 2010, Gérald Jean Gilles, un muchacho de 16 años, apareció colgado de un árbol que se encuentra dentro de la base militar de los soldados de Nepal. A esto se suman otros casos en donde ciudadanos haitianos han sido alcanzados por las balas de los agentes de la MINUSTAH.
Es importante recordar que Naciones Unidas está aquí para la estabilización de Haití, no para aprovecharse de la miseria de la población.

¿Usted ha denunciado estos casos ante las autoridades de la ONU?

Sí, pero no dijeron nada ni hicieron nada.

¿Cuál ha sido la reacción de los haitianos ante el caso de Johnny Jean?

La gente está frustrada y molesta. Ha habido manifestaciones como la del lunes 5 de septiembre en Port-Salut y sigue habiendo toda una movilización en contra de la MINUSTAH en Haití.

El presidente de Uruguay, José Mujica, pidió disculpas por el atropello de los soldados de su país al joven Johnny Jean. ¿Qué piensa usted de su declaración?

Es necesario que haya sanciones. No hay que hablar por hablar.

¿Cuál ha sido la posición del presidente haitiano, Michel Martelly?

La presidencia publicó un comunicado diciendo que las más altas autoridades del gobierno haitiano van a establecer contacto con Naciones Unidas para que la víctima tenga justicia.

¿Cómo evalúa usted la presencia de la MINUSTAH en Haití, entonces? ¿Ha tenido algo positivo?

Yo creo que es una misión que trae muchos problemas. Y que cuesta caro. Es una misión de cuesta más de 800 millones de dólares al año, y los resultados son casi cero.
No confiamos para nada en Naciones Unidas. Deben irse de Haití en el corto tiempo.

 ¿Y QUÉ DICE LA ONU?

 En Nueva York, Anayansi López, portavoz de la Misión de Paz de Naciones Unidas, da la cara por la organización. O al menos lo intenta:

“Cada país es responsable de la conducta de sus oficiales, sin embargo, cuando pasan hechos de este tipo, para la gente el responsable es Naciones Unidas. Lo que tratamos de hacer es trabajar muy de cerca con los países miembros con entrenamiento, con medidas preventivas. El problema es que es imposible monitorear a cada individuo. MINUSTAH tiene más de 12 mil soldados en Haití, de manera que garantizar que estos casos nunca se den, es humanamente imposible. No pierdan la fe en Naciones Unidas que la mala conducta de unos pocos no refleja el espíritu de la organización.”

Publicado en el semanario 6toPoder.
11 Septiembre 2011. Caracas, Venezuela.
Andreina Flores
@andreina

22 años del “Caracazo”

Parece increíble que hayan transcurrido 22 años desde el sacudón del 27 y 28 de febrero de 1989, sobre todo porque los sucesos están todavía vivos y respirando en la memoria colectiva de Venezuela.
Alza en los precios de la gasolina, alza en los servicios, alza en el costo de la vida y alza en la desesperación de un montón de gente que, sin líder y sin twitter, salió a la calle a gritar con la sangre hirviendo: “No me calo más esta vaina”.

Los testimonios de los caraqueños son impactantes: muchos vieron morir a sus familiares en sus propias casas, otros perdieron sus negocios y todos perdimos la capacidad de asombro. Pero el punto de convergencia es uno solo: la represión  por parte de las autoridades fue desproporcionada. Simplemente había ganas de echar plomo sin preguntar.
El dedo acusador apunta a dos nombres: Carlos Andrés Pérez – presidente para la época- y el General Ítalo del Valle Alliegro, ministro de la Defensa.

La cifra oficial ronda los 300 muertos, aunque otras fuentes extraoficiales hablan de 3 mil. Pero la verdad es que cualquiera de los dos números es terrible para una democracia.

Las investigaciones siguen pendientes y las preguntas intactas: ¿dónde están los desaparecidos?,  ¿a quienes pertenecen los cuerpos enterrados en las fosas comunes de La Peste? ¿Quién dio la orden? ¿Quién va a pagar por todo esto?  En ese proceso de investigación y reclamo,  hay que resaltar el trabajo de COFAVIC y su directora, Liliana Ortega, que tiene 22 años tratando de obtener justicia. Se han logrado indemnizaciones y un proceso de reconocimiento de cadáveres, pero aún no es suficiente.

Los familiares de esas víctimas, que se han sentado a conversar con nosotros, nos dicen con toda honestidad que la indemnización no alivia el espíritu. Que lo que realmente puede calmar la tristeza y la angustia es saber el PORQUÉ.

Por otra parte, si nos trasladamos al presente, es inevitable la comparación con lo que está sucediendo en Libia en este momento, donde Muanmar Al Gaddafi ha ordenado la represión sangrienta de las protestas de su propia gente. “El pueblo que no me quiere, no merece la vida” dice Gaddafi en una frase que quedará colgada para siempre en el museo de los dictadores.

Tampoco puedo evitar decir  que llama muchísimo la atención – por decir lo menos-  que el presidente Hugo Chávez se haya referido siempre al Caracazo como una masacre y, hoy en día, sea incapaz de poner esa etiqueta en la frente de su amigo Gaddafi y sus mil muertos en Libia. Carlos Andrés Pérez no era ningún santo, en eso estamos claritos, pero al lado del pana Muanmar, era un niño de pecho.

Hoy se conmemora otro año de la rebelión popular del 89  y – en teoría – debería condenarse  una vez más la represión a muerte. Lástima que se haga de un solo lado.

@andreina

PD: Los dejo con el trabajo que hicimos en ocasión de los 20 años del Caracazo, en 2009. Gracias por escuchar: