¿Cómo es posible que ustedes hayan matado a un carajito?

Daniel está indignado.  Está harto, arrecho, triste, conmocionado. No mide las consecuencias  y  se quita la  camisa. Con sus manos, toma unos trazos de sangre de Kluivert Roa –  esa que quedó en plena calle – y se la unta en el pecho.  Se dirige al piquete de la Policía Nacional Bolivariana y hace laSigue leyendo “¿Cómo es posible que ustedes hayan matado a un carajito?”

Dios proveerá…

Qué frase celestial. Justo la que resume la realidad venezolana en este momento: necesitamos un MILAGRO para que no nos estalle esta molotov económica de escasez, inflación, fuga de divisas, producción mermada y gente cada vez más pobre. Nicolás Maduro no escatima esfuerzos en echarle la culpa a todo el que le pase por laSigue leyendo “Dios proveerá…”