Claro, si eres uno de los duros de Wall Street.
¿Y quién sino, podría pagar una suma semejante por un plato de comida? Bueno, por dos, en realidad.
Los costos de asistir a la cena – para ser justos – eran de 30 mil dólares por pareja para una cena simple, o de 50 mil dólares para una breve recepción VIP con Obama. El plan más económico era de 16 mil dólares por persona. ¿Y adivine qué? el paquete incluía una foto con el presi!!! !Vaya! !Qué privilegio!

¿Fue esta cena una obra caritativa? ¿Fue una recolección de fondos para los más necesitados, para el medio ambiente, para la lucha contra el SIDA?
Nop. Era una reunión para recabar fondos para el partido demócrata.

Pero lo más sorprendente no era el objetivo de la cena, sino los asistentes. Los mismos que fueron blanco de críticas durante el discurso de Obama en Cooper Union University (NY) hace sólo 3 semanas, es decir, los grandes jefes de Wall Street, eran los invitados especiales de este encuentro.
Aquellos que fueron señalados como “los culpables de la crisis financiera de Estados Unidos, los que deben rendir cuentas y someterse a un control más estricto”, son los privilegiados que salieron en la foto con el presidente.

Quizás en nuestra ingenuidad, no hemos comprendido que en los discursos públicos, las cabezas del sistema financiero son un enemigo común al que hay que señalar con el dedo; pero en una cena privada del Partido Demócrata, cualquier cheque de 50 mil dólares es bienvenido, aunque venga directamente de Wall Street. Me pregunto qué pensarán aquellos que perdieron sus jubilaciones, sus casas o sus empleos, al ver una foto del presi abrazado con los jefes de las firmas financieras.

Y no todo fue glamour. Mientras Obama y sus invitados comían una deliciosa langosta, a las puertas del hotel St Regis un grupo de manifestantes protestaba por las politicas presidenciales sobre el SIDA. Una veintena fue arrestada en cuestión de media hora y ya a las siete de la noche, sólo había un ejército de policías y un hervidero de curiosos (incluyendo a Periodista Internacional que no estaba acreditado para asistir a la cena… ni tenía un traje lo suficientemente lujoso).

¿Máxima ironía de la noche? A sólo unas cuadras, en el Carnegie Hall, se desarrollaba el concierto de beneficencia ofrecido por Lady Gaga, Sting y Elton John, para recabar fondos por la conservación de la selva tropical.
Comparando una cosa con otra, si ponemos de un lado de la balanza a Obama recibiendo cheques gordos de un grupo que – creíamos – le parecía condenable, y por otro lado, ponemos a Lady Gaga cantando gratis para salvar la selva… ¿Quién diría ud que tiene más conciencia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s